El mundo del ballet, y de la música en general, constituye un territorio perfecto para la obsesión. Esa parece la idea que originó la última película de Aronofsky, Cisne negro. Después, y según sus propias palabras, quiso jugar con la figura del doble, un leitmotiv del género fantástico, y con el imaginario de la metamorfosis, presente en la propia obra de Tchaikovsy, El lago de los cisnes. Esa combinación de elementos tan sugerentes, unidos al talento de su director, auguraban una excelente película. Sin embargo, el castillo de naipes se viene abajo.  ¿Cómo es posible?

Me encantó El luchador, que considero una obra maestra, y creo que Pi y Réquiem por un sueño son, como mínimo, inquietantes y arriesgadas, monumentos visuales a la extrañeza. Pero en Cisne negro, resulta difícil quitarse de la cabeza la idea de producto espectacular y holliwodiense. De clásicos de los que se alimenta —La mosca, de Cronenberg; Repulsión o La semilla del diablo, de Polansky–, queda no el espíritu combativo de los predecedores, sino la envoltura fílmica. Estamos jugando a hacer cine, esa es la sensación de incredulidad que invade al espectador. Frente a la puesta en escena  cruda y tremendamente realista de El luchador, Cisne negro es un elaborado y exquisito objeto fílmico, perfecto para ser contemplado  como una joya de vitrina. Toda la película rebosa artificio y barroquismo innecesario, precisamente algunos de los defectos de las primeras películas de Aronofsky.

Al final, el delirio obsesivo de la protagonista de la película–su interpretación es de lo mejor de la película–se vuelve pesado y circular, y de tanto subrayarlo, degenera en un cúmulo de previsibles trucos narrativos. Tal vez, como le sucede a la bailarina de esta historia, la búsqueda de perfección en la interpretación del Cisne blanco–el técnico y el cerebral–ha impedido a su director soltarse en su Cisne Negro, que, como afirma algún personaje, exige “soltarse, vivir un poco, dejarse llevar”, sin importar si incurrimos en algún error. Porque así es la experiencia.

 

Anuncios