Ahí van algunos de los artículos en la red que he leído últimamente y que me han parecido más interesantes. Después de la entrada sobre artículos de periodismo informativo de noviembre, ahora hemos seleccionado unos cuantos más teóricos.

Shopping and philosophy

Soberbio el artículo de Terry Eagleton traducido por los miembros de Re(d)forma en serio, y que podéis leer en pdf pinchando en Eagleton. Con un estilo mordaz y lúcido, Terry Eagleton, uno de los mayores críticos del pensamiento de la posmodernidad, repasa los juicios que se le han hecho al socialismo para defender que éste no ha sido eliminado; sólo derrotado temporalmente. Queda, más que en los trabajadores, en los propios estragos y errores del modelo capitalista las opciones futuras que tendrá el socialismo como alternativa política y social.

La antítesis de las ideas y el enfoque del artículo de Terry Eagleton podría ser el que publica el semanario The Economist en su último número: “Shopping and Philosophy. Post-modernism is the new black”. El artículo utiliza las teorías de filósofos posmodernos para justificar y legitimar el auge del neoliberalismo en la última década, hasta llegar a la conclusión de que, de alguna forma, “la sociedad posmoderna” se ha producido. Aunque el artículo peca de parcial al ignorar las críticas que muchos filósofos posmodernos (Foucault, Deleuze, Barthes) hicieron al capítalismo, merece la pena leerse entre líneas para constatar una de las críticas que autores como Eagleton, Jameson o Zizek hacen al pensamiento posmoderno: éste se ha convertido, como evidencia este artículo, en una defensa ideológica de la sociedad capitalista, en su “lógica cultural”.

Por último, Álvaro Órtiz, desde su blog Furilo publicó una entrada en el blog de El País en el que analizaba un ejemplo de activismo social, Mysociety, una web social que busca impulsar proyectos comunitarios y civiles, desde solicitudes a políticos hasta proyectos colectivos altruistas. Y lo mejor de todo es que está funcionando: los políticos están respondiendo a las iniciativas ciudadanas, empezando por dar la cara ante las solicitudes mayoritarias. Es algo así como una mesa de diálogo por distritos, pero plasmada en la red. Como dice el propio Álvaro, “la tecnología necesaria para ejercitar esta transparencia ya existe, lo único que falta es la voluntad de alguien para hacerlo tangible”. Pues eso: ¿dónde están los políticos españoles para llevarlo a cabo?