¿De qué lado de la cámara estás?El proceso de paz en Euskadi está en cauce muerto. Los actores políticos abertzales y los partidos políticos nacionales se acusan mutuamente de las acciones no cumplidas, por lo que no se produce ningún avance significativo en las negociaciones. Durante los últimos meses hemos asistido a muchas declaraciones y acusaciones de los actores políticos implicados, pero a ninguna decisión política o jurídica del Gobierno. Hoy una noticia apuntaba que los partidos vascos esperan que el diálogo político se desbloquee en enero. Vamos, que a falta de acciones los políticos se amparan en el futuro como justificación de su inactividad.

En este contexto de parálisis política, parece claro que los medios de comunicación nacionales (aquellos cuya difusión alcanza a todo el Estado español) tienen un papel fundamental en la posible evolución del proceso de paz en Euskadi, y después de lo visto en los últimos meses, es fácil concluir que los medios nacionales no han estado ni están a la altura de las circunstancias.

Quiero apuntar aquí algunas de las razones que me llevan a esta conclusión. Os pido vuestras opiniones y comentarios con el fin de seguir avanzando en este debate.

En primer lugar, los medios nacionales han seguido dando prioridad informativa a los actores políticos, y en particular a los dos grandes partidos nacionales; es decir, los medios han seguido con sus rutinas de trabajo habituales, sin comprender (o comprendiéndolo, pero ignorándolo) que el proceso de paz exige fuentes informativas diferentes, voces de la sociedad civil que están infrarrepresentadas o ausentes de la cobertura mediática.  ¿Conocen alguna carta, algún manifiesto de organizaciones a favor del proceso, como las acciones de Lokarri, que haya sido publicado en un medio nacional? Pues eso: queremos más protagonistas de la sociedad civil, nacional o vasca, que defiendan el proceso de paz.[Pienso, por ejemplo, en cómo ciertos partidos han usado la voz de la AVT, la Asociación de Víctimas del Terrorismo, para escudarse y legitimar sus posturas. ¿Sería mucho pedir a los medios nacionales que hicieran lo mismo cuando sean organizaciones pacifista de la sociedad civil vasca, por ejemplo? Y no digo que pongan sólo el resumen de las palabras del portavoz de turno: hagan relatos personalistas, den cara y cuerpo a ciudadanos vascos que también están a favor del proceso de paz]

Por otra parte, el otro lastre de los medios nacionales sigue siendo el discurso de enfrentamiento. Escuchamos hace poco en distintos medios a políticos implicados en el proceso de paz en Irlanda del Norte que aconsejaban evitar el discurso de “vencedores y vencidos”. Bien, ¿conocen algún medio nacional que lo haya hecho? La cobertura mediática sobre Txapote, por ejemplo, no es precisamente lo que más ayuda a impulsar el proceso de paz, cuando, por el contrario, nunca se informa ni tienen presencia en los telediarios los relatos de vascos que abogan por el proceso de paz; tampoco ayuda, como ha pasado con algunos programas de televisión, que cuando un familiar de una víctima del terrorismo ha defendido la necesidad de establecer un diálogo por la paz haya sido vilipendiada y censurada por los demás. ¿No habíamos dicho que íbamos a intentar hacer todos un esfuerzo por conseguir la paz?

Los medios  son la principal herramienta para cambiar y transformar los discursos hegemónicos. En el caso del proceso de paz en Euskadi, creo que ya va siendo hora que pasemos del discurso de los “demócratas y los violentos”, mantenido durante años por todos los partidos nacionales, y que nos enfrentemos a un hecho: si queremos hacer avanzar el proceso de paz, lo mínimo que debemos pedir a los medios es que informen de otra forma, que dejen hablar a otras voces y, sobre todo, que vayan más allá de la manipulación partidista del asunto. Lo contrario es lo que hemos tenido hasta ahora: mucho odio y muchas heridas sin cerrar en los dos bandos.  Y ya hemos visto y vemos los resultados que ha producido.