Inevitable comentar y añadir el enlace más buscado en la red española en los últimos días, la campaña publicitaria titulada levantatezp, que consiste en un blog que incluye el vídeo-montaje del robo de la silla de Zapatero, enlaces a la campaña internacional contra el hambre convocada por la ONU (y, a la postre, cliente de la agencia de publicidad que ha montado todo este tinglado), y los comentarios que los usuarios van dejando.

Resulta curioso, en primer lugar, el uso tan inteligente y provocativo que ha hecho esta agencia de publicidad del funcionamiento de los medios. Estaba claro que para conseguir de forma gratuita la atención de los medios generalistas, y sobre todo con lo caro que está el tiempo y el espacio mediático, hacía falta una campaña que convocara periodistas, y con estos, los rumores y los temas de conversación. El resultado, desde el punto de vista publicitario, no puede ser más efectivo: unos creativos que aplican la teoría de la información para conseguir presencia mediática. La idea, por supuesto, no está muy alejada de otras campañas provocativas que, presumiendo los gustos de los medios, ganan la partida cuando finalmente se desvela que es una campaña publicitaria. [Por cierto, sospecho que los comentarios del blog levantatezp están marcados y dirigidos por la agencia de publicidad, que de esa manera consigue dirigir y moderar los mensajes o posts, y de esa forma colar, bajo la apariencia de simples mensajes anónimos, información acerca de su empresa, sus acciones y el propio vídeo. Dejar al azar una campaña tan suculenta es demasiado peligroso.]

El contraste con respecto a otras campañas, sin embargo, es que en este caso el cliente es la ONU, y el producto, una convocatoria internacional para una manifestación en contra del hambre. Es decir, si por un lado parece que nos encontramos frente a un blog lanzado por algún grupo radical o situacionista, por otra parte este prejuicio cambia cuando averiguamos que el cliente es institucional y sumamente partidario de los protocolos, los gestos diplomáticos y los discursos vacíos. Así que no deja de sorprender que la imagen de la ONU aparezca aquí vinculada con una acción (incluso si es un montaje) que muchos tacharían de propia de un grupo anti-sistema.

Ahora bien, lo que más me llama la atención no es lo hábil que ha sido esta empresa en jugar a adivinar el interés que despertaría el vídeo; tampoco en que sirve como demostración empírica de que el poder de Internet se cuela en los medios, aunque sobre todo como fuente citada o secundaria; lo llamativo, digo, es cómo los medios de comunicación generalistas, desde enfoques muy diversos (tanto desde las columnas de opinión como el espacio de la prensa rosa), han quedado hechizados por unas imágenes de mala calidad que, por lo visto, demostraban visualmente la aparente falta de seguridad en el Congreso. De hecho, varios medios ya han conducido el debate generado por esta campaña publicitaria hacia las consecuencias legales de las imágenes tomadas.

Unos medios que miran con estupor y asombro, y provocan un debate acerca de la responsabilidad de los que han hecho el vídeo y de los que lo han permitido, pero que se olvidan , en definitiva, de que ya estamos otra vez hablando de historietas y de trucos de aprendiz de mago. Ocupan más espacio mediático y tienen más difusión estas imágenes que, pongamos por caso, las imágenes del abuso policial ejercido contra los manifestantes de la Plataforma por una vivienda digna. Pero, claro está, las acciones de este grupo publicitario son muy graves, gravísimas…

Igual que los discursos políticos han quedado reducidos a unas cuantas frases de creativo audaz, de la misma forma los contenidos políticos de los medios cada vez más son desplazados, con truco o sin él, por los contenidos publicitarios, impactantes, juguetones. Lo malo sería que encima se nos intentara dar otra vez gato por liebre, como viene siendo habitual, y que del supuesto robo de la silla de ZP se quiera hablar más que de lo que dice Zapatero desde ella.

Anuncios